Estudia menos y rinde más

Técnicas de estudio para memorizar mejor 5436376647_c947535ff9_o

Navegando en la Internet en este interesante mundo sobre ejercicios y técnicas para mejorar nuestra memoria, he encontrado un post informativo bastante interesante. Creo que muchos se enfrentaron a ese gran problema que consistía en buscar una técnica adecuada para estudiar, como enfrentar ese mar de información que nos es suministrada en nuestras clases, en la escuela o la universidad, viéndonos opacados con la cantidad de datos, números y conceptos que no sabíamos como afrontar. Recuerdo, verme frustrado cuando me sentaba a leer un libro, leyendo página por página, salir a despejarme un rato y volver sobre el tema para darme cuenta que recordaba muy poco de lo que había leído con anterioridad. Pues mis queridos lectores, hoy les  traigo una técnica basada en investigaciones psicológicas diseñadas en la universidad de UCLA que ha demostrado ser efectiva para retener más y mejor la información cuando estudiamos.

Según el Dr. Nate Kornell de la Universidad de California y coordinador del estudio, nuestro aprendizaje debe estar integrado por 3 características fundamentales las cuales son: espaciar el estudio, cuestionarnos permanentemente lo que vamos leyendo y resumir e integrar aquello que ya leímos. A continuación detallamos cada una de las tácticas:

Debemos espaciar el tiempo de estudio: En lugar de desarrollar sesiones maratónicas y por demás desgastantes de noches en vela, resulta mejor repartir el material de estudio en varios días. Claro esta, no es una técnica muy aplicable para aquellos que gustan dejar sus estudios para el último día. El ejercicio consiste en estudiar un capitulo al día y al siguiente releer nuevamente el capítulo sumándole un capítulo nuevo.

Preguntarse a si mismo, afianza en nuestra memoria lo que aprendemos. Siempre he pensando que cuestionarnos en voz alta a manera de preguntas cada cosa que leemos es una buena forma de memorizar lo que aprendemos, o enseñando a los demás parte de la información que adquirimos es un buen método de mejorar la información recabada, pues estamos haciendo un proceso de retroalimentación constante, algo así como evaluándonos a nosotros mismos previo al examen. Pero el truco está en no probarnos inmediatamente después de estudiar cuando los datos están frescos, si no hacerlo un tiempo después. La repetición en voz alta es una buena terapia para evaluar que tanto sabemos sobre un tema, así que no temas parecer un loco, crea monólogos y diviértete preguntándote sobre cada párrafo, cada concepto y cada idea general de lo que estudiaste.

Resumir e integrar. Después de estudiar un capítulo o un tema, debemos resumir los puntos principales, un proceso conocido como integración del conocimiento, de modo que podamos consolidar la información dentro de la memoria a largo plazo, además en caso de olvidar datos importantes, puedes remitirte de manera automática a tus resúmenes y volver a retomarlo fácilmente. La capacidad de resumir lo que aprendimos e integrarla a nuestras ideas y  conceptos es la manera más eficaz para darnos cuenta que hemos memorizado lo aprendido.

Te recomiendo las practiques por un tiempo y mira los resultados. Todo depende de ti y tu disciplina.

Yo, por mi parte, me dedicaré a practicar cada vez más cada una de estas y hacer de mi estudio una actividad más dinámica, mejor planeada y menos tediosa.

¡Éxito en tu estudio!

Un comentario en “Estudia menos y rinde más

  1. Pingback: 10 minutos de descanso para mejorar tu memoria | Soma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s